PERDÓN

 

DSC_0042

Llevábamos ya un rato todos tranquilos. Es lo que tienen los viernes a última hora de la tarde, que ya todos estamos cansados y cualquier cosa nos hace explotar. A mi hija de cuatro años y medio, ya se le había pasado el berrinche porque su primo no le había dejado pintar en la tablet a Peppa Pig. Ya le había conseguido convencer de que pintar en papel con rotuladores o témperas era mucho más divertido. Asi que en eso estaba ella, pintando en papel su dibujo de Peppa Pig que previamente yo había calcado. De repente su hermano de casi dos años quiso plasmar su vena creativa y pintó una raya en el dibujo. Pensé que el fin del mundo había llegado a mi casa: gritos, lloros, rabia, enfado, frustración… Había estropeado SU dibujo. Le intenté dar mil alternativas: pintamos otro, lo intentamos borrar, pintamos encima para disimular… nada de eso le servía. “¿qué podemos hacer entonces para que te sientas mejor? La raya no va a desaparecer”, le dije. “ Que me pida perdón. Que me pida perdón sin reírse” .Esas pequeñas cosas son lo que me hacen pensar que vamos en buena dirección. La mejor respuesta que me podía dar.

Autora del texto: Judith Reguero

Autora fotografía: Raquel Reguero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s