HAMBRE DE CARICIAS

DSC_0055

Claude Steiner, Doctor en psicología, habla de que las caricias son tan importantes como el comer y el beber para lograr un bienestar. Y estoy de acuerdo. Sin embargo he apreciado que a medida que envejecemos nos acariciamos menos. En mis cinco años de experiencia trabajando con personas mayores, aprecié que lxs mayores apenas se acarician, y que apenas acariciamos a lxs mayores. La gratitud que recibes cuando lo haces es inmensa, como si de verdad tuvieran hambre de ello.

Es triste ver cómo en centros residenciales, la comunicación escasea, más todavía cuando viven personas con deterioro cognitivo. En muchas ocasiones lxs familiares no saben cómo relacionarse con esxs mayores a los que ya no reconocen. Yo simplemente les animo a que les acaricien, les toquen, les abracen, les besen. A que calmen su sed y su hambre.

Texto: Judith Reguero

Fotografía: Raquel Reguero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s