8 RAZONES PARA REALIZAR MANUALIDADES (Aunque seamos adultos)

Manualidades

Las manualidades parecen cosa de niños pero no lo son, los adultos deberíamos practicarlas también. Se trata de dedicarse a una tarea activa y productiva, a diferencia de ver la televisión, que aporta numerosos beneficios. Entre ellos vamos a destacar ocho:

Fortalecemos nuestra capacidad de concentración y atención. Con tantos estímulos a los que estamos expuestos constantemente nos resulta difícil mantener nuestra concentración y esto puede repercutir negativamente en nuestra vida, tanto laboral como personal. Así que nos interesa fortalecer dicha capacidad de concentración.

Es el antídoto al estrés. Nos permite relajarnos durante el momento que estamos realizando la manualidad y más.

Es una gran fuente de satisfacción. Nos permite reforzar nuestra autoestima al completar un trabajo.

Ayuda a expresarse y compartir sentimientos. A través de las manualidades nos comunicamos tanto o más que con las palabras.

Favorece el desarrollo de la actividad mental ya que nos encaramos a un desafío cada vez que elegimos realizar una manualidad.

Fomenta las relaciones sociales, incluso aunque no practiquemos en grupo, el tema de las manualidades puede facilitar relaciones con otras personas que las practican.

Impulsa el aprendizaje. Quien practica una manualidad tiende a buscar más información sobre nuevos materiales, técnicas, fuentes de inspiración…

Hay multitud de manualidades que podemos realizar. Aquí citaré solo algunas de ellas para comenzar con el listado que podéis ampliar vosotros:

• Tejer, tricotar, hacer ganchillo… Se pueden hacer desde bufandas hasta amigurumis (simpáticos muñecos de ganchillo).
• Restaurar muebles.
• Construir con materiales reciclados.
• Fofuchas.
• Scrapbooking.
• Modelar cerámica.
• Crear con abalorios.
• Hacer jabón.
• Hacer velas.
• Origami.
• …

Y entre tantas manualidades, ¿cómo eliges la tuya? Unos consejos:

• Es importante que tengas en cuenta tus gustos personales aunque no sea algo típico o frecuente. Los demás pueden dar ideas pero debes ser tú quien elijas.

• Fíjate en el presupuesto que tienes. No todas las manualidades requieren el mismo desembolso.

• Ten en cuenta el espacio del que dispones para realizar la manualidad.

• Presta atención a lo fácil que te resulta aprenderlo. Si es muy difícil, en lugar de relajarte te estresarás.

• Según tu personalidad. Puedes ser activo o pasivo, preferir estar solo o en grupo…

¿Practicas alguna manualidad? ¿Cuál es tu favorita? ¿Qué te aporta?

“Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.” Mark Twain.

Texto de Raquel Reguero

Fotografía de Nuria Siete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s