CÓMO FOMENTAR LA RESPONSABILIDAD EN NUESTROS HIJOS

delegar
Una mañana, mientras estaba buscando hueco en la agenda personal (no en la del trabajo) después de un imprevisto, se me encendió una luz. Más que una luz fue un cartel con letras de neón que decía “TIENES UN EQUIPO”. Y es verdad, los cuatro miembros de mi familia que vivimos en casa formamos un gran equipo. Y lo mismo que es importante aprender a trabajar en equipo como decía aquí , no lo es menos saber delegar y dar responsabilidad a cada uno de los miembros. Así que hice una adaptación personal del libro“¡Delega! Un modelo para crear equipos de alto rendimiento” de Donna M. Genett dirigida a los equipos formados por grandes personas como son nuestros hijos (independientemente de su edad).

Si una única persona asume todo el peso de las tareas que hay que realizar en la vida familiar se sentirá agotada, frustrada, estresada e incluso enferma. Además, con este hábito individualista, no se conseguirá que el resto de los miembros de la familia/equipo se responsabilicen de ciertas acciones que deberían hacer. Si no dejamos que los niños vayan asumiendo responsabilidades según su capacidad será muy difícil que en el futuro sean adultos responsables.

¿Y cuál es la solución? La solución es DELEGAR. Pero no se puede delegar de cualquier manera, para conseguir una delegación EFICAZ hay que tener en cuenta las siguientes pautas:

1.-Prepararnos. Lo primero será pensar qué tarea asignamos a cada uno y cómo se lo vamos a explicar. Tendremos en cuenta las capacidades de cada uno y el tipo de lenguaje que pueden entender.

2.-Una vez reunidas las partes interesadas, le explicaremos claramente y con todo detalle cual es la tarea encomendada y cuál es el resultado que queremos. Le pediremos que lo repita para comprobar que lo ha entendido.

3.-Le diremos para cuando queremos que esté hecho. Hay que tener en cuenta que la noción del tiempo en los niños es muy diferente a la que tenemos los adultos así que tendremos que asegurarnos de que lo entienden. Cuando son pequeños deberían ser acciones para terminar ese mismo día. Nada de decirles que el cajón tiene que estar recogido para el viernes si es miércoles porque se despistarán por el camino y no lo harán. Si es una tarea larga será mejor dividirla en tareas más pequeñas.

4.-Dejarle claro si la tarea tiene que hacerla de una manera determinada (y explicarle detalladamente esa forma de hacerlo) o si puede hacerlo como a él le parezca siempre que consiga el resultado que le hemos indicado.

5.-Repasar las tareas con ellos a medida que las vayan haciendo (sobre todo las primeras veces) para comprobar que todo sigue el plan establecido. Así es más fácil corregir desviaciones si las hubiera que si esperamos al resultado final.

6.-Evaluar. Al finalizar las tareas hablar sobre cómo nos ha ido. Qué ha resultado más difícil, qué hemos aprendido para la próxima vez…

¿Cuáles son los beneficios que voy a obtener si delego eficazmente?

– Conseguiré más tiempo para mi
– Podré concentrarme en lo más importante
– Permito que mi familia/equipo desarrolle sus capacidades y su confianza
– Creo oportunidades para reconocer el trabajo de los otros y aumento su autoestima
– Consigo que todos se sientan integrados y valorados.

¿Qué te parece? ¿Delegas habitualmente?

No son las malas hierbas del campo las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino” Confucio.

Texto y fotografía: Raquel Reguero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s