NO QUIERO SER LA AMIGA DE MIS HIJOS

AMIGOS

Mis hijos tienen amigos con los que juegan, aprenden y se divierten. Se cuentan secretos, comparten libros y repasan los deberes. Incluso mi hijo de ocho años y sus amigos han decidido que cuando sean mayores serán arqueólogos y vivirán juntos en el mismo piso.

A pesar de sonar muy divertido, yo no quiero ser amiga de mis hijos. Ellos ya tienen amigos. Lo que necesitan es una madre (un padre pero, como él no escribe hablaré de mí). Si no tuvieran madre serían huérfanos. ¿Quién les pondría límites? ¿Quién les educaría? ¿Quién les guiaría? ¿Quién sería el referente de autoridad que necesitan?

Tanto los amigos como los padres son necesarios y cada uno juega su papel. ¿Qué te parecería si tu amigo te dijera que quiere ser tu padre? Pues yo le diría: “Ya tengo un padre, prefiero que sigas siendo mi amigo”.

Seguro que a tus amigos les quieres porque son tus amigos y todo lo que eso conlleva. Y seguro que quieres a tus padres porque actúan como padres (aunque no siempre te guste). ¿Es probable que a tus hijos les pase lo mismo? Entonces, ¿para qué quieres ser amiga de tus hijos?

Yo he decido ser amiga de mis amigos y madre de mis hijos. ¿Qué eliges tú?

Texto: Raquel Reguero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s