QUÉ HACER ANTE LA SOSPECHA DE UN TRASTORNO.

 

Niño, Otoño, Soportar, Hojas, Chico, Amarillo

Cada vez son más lxs niñxs de mi alrededor lxs que son evaluados para un posterior diagnóstico de algún trastorno, ya sea Trastorno de Espectro Autista (TEA), Trastorno por Deficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA/H),etc.

No soy especialista, y no es mi intención entrar en el debate de si realmente existen esos trastornos, si todos lxs niñxs diagnosticadxs realmente lo son o no. Mi intención es reflexionar sobre la problemática.

Si bien es cierto que en cada vez más foros, comunidades, escuelas y padres/madres defendemos que cada niñx es únicx y que tiene su ritmo propio; lo cierto es que enseguida ponemos la voz de alarma cuando vemos que algo no entra dentro de la “normalidad”, de lo “habitual”. Los “otros percentiles” los llamo yo.

El sistema sanitario y de servicios sociales tiende a clasificar y etiquetar cada circunstancia para poder ofrecer un tratamiento o un servicio. Y la gran mayoría tendemos a realizar esa clasificación. “Este niño todavía no habla”, “ a esta niña le gusta jugar sola, no se relaciona”, “este niño es muy movido, no para”; y así un largo etcétera.

Pero de lo que hoy quiero reflexionar es sobre el poco tiempo y espacio que dejamos a lxs niñxs para que puedan evolucionar como ellxs mismos necesiten. Los profesionales nos aconsejan el/la  logopeda, la atención temprana, la musicoterapia, la terapia sensorial y no sé cuántas cosas más, con la mejor de las intenciones; para que si realmente tienen un diagnóstico de x trastorno puedan evolucionar de forma más positiva.

Lo que sucede es que en la mayoría de los casos no pensamos en las consecuencias de stress que conllevo eso para los padres/madres. La angustia de no saber qué tiene tu hijx, de si estás haciendo lo adecuado, de no parar en todo el día para poder ofrecerle los recursos que quizás le vendrán bien en el caso de que tenga dicho trastorno.

A veces me pregunto, si no sería mejor dejar que el tiempo pasase, de darle la oportunidad de ver la evolución de la criatura, que se siga desenvolviendo en un entorno de armonía, y seguridad de sus padres. Dejarnos de tantas terapias, de tanto caos por si acaso; de crear tantas dudas en los padres y madres , tanta angustia acumulada.

Quiero apoyar con este escrito a todas las familias que han hecho lo imposible por darle a sus hijxs sospechosos de sufrir algún trastorno todo lo que les han aconsejado. Los que han dado la vuelta a su propia agenda para poder acudir a todos los talleres de estimulación. Y también quiero apoyar a esas familias que debido a la angustia y caos que todo el proceso suponía, han decidido paralizar los talleres, las estimulaciones tempranas y la musicoterapia, y han optado por intentar calmar su angustia y cuidar la armonía familiar. A todas ellas mi admiración.

Un abrazo,

Judith.

Anuncios

Un comentario en “QUÉ HACER ANTE LA SOSPECHA DE UN TRASTORNO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s