Cosas de niños y cosas de niñas.

Niña, Jugando, Fútbol, Bola, Feliz

Algunas somos madres desde hace ya algún tiempo, otras desde hace poco, otras tienen previsto serlo en breve y para otras no entran dentro de sus planes. Da igual. Parece que todas tenemos derecho a hablar sobre los niñxs, juzgar y opinar. Y si observamos con atención las conversaciones, descubrimos que los roles de sexo-género siguen estando ahí. Como hace tiempo. Poco ha cambiado.

– A mi hija le encanta subirse a los sitios, correr y jugar al fútbol, jugar con los niños. Nada de  vestidos ni princesas.- dice una madre del grupo, se le ve orgullosa, lo dice sin reparo.

-Eso está guay, así es mejor”- contesta otra.

A los pocos días se vuelven a juntar el grupo de amigas, esta vez acude a la cita una madre que la vez anterior no pudo ir. En un momento de la conversación comenta.

-A mi hijo le encanta Frozen, le gusta disfrazarse de Elsa. Le gusta también jugar con muñecas. Tiene muchas amigas en el cole. El otro día quería salir disfrazado de Elsa para jugar con ellas en el parque.

-¿ De Elsa? ¿no le dejaste verdad?

– Cambió de opnión en el último momento.

-Menos mal.

Mientras en el primer caso la madre recibía mensajes de orgullo y bienhacer. En el segundo, el niño era censurado. Los comentarios y el tono utilizado al hacerlos reflejaban malestar y rechazo. Y así vemos que mientras los roles masculinos enpoderan, los femeninos restan. Que una niña haga “cosas de niños” está bien, pero que un niño haga “cosas de niña” esta mal.

Hasta que no dejemos de menospreciar y no valorar los roles histórica y culturalmente asociados a las mujeres, no llegará la verdadera igualdad. Alguien dijo que la igualdad llegará cuando los hombres quieran hacer “cosas de mujeres”. Hasta ahora la lucha ha sido para que las mujeres hagan “cosas de hombres” pero no a la inversa. Y esta visión se  ve en conversaciones como las que os comento.

Hemos logrado que las niñas se puedan vestir de azul sin que nadie se dé la vuelta, ahora tenemos que lograr que los niños se vistan de rosa con la misma normalidad.

Un abrazo,

Judith.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s