EL TRICICLO

triciclo

Utilizo mucho las metáforas para explicar a los demás lo que pienso y para conversar conmigo misma. (Si, yo también hablo sola)

Una metáfora que uso es la del triciclo. El triciclo es mi vida con sus tres ruedas: mis hijos, mi marido y el trabajo. Trato de cuidar de las tres ruedas porque cuando alguna pincha el camino se complica.

Hubo un momento de mi vida en que las tres ruedas estaban pinchadas, así que sentía una gran cuesta arriba y no sabía qué rueda arreglar primero porque los clavos eran grandes y un simple parche no solucionaba el problema.

En esas estaba, subiendo la rampa con el triciclo en los hombros (aquello no rodaba), llorando de cansancio e impotencia cuando paré en seco. Paré y escuché una vocecilla que venía de mi interior y me preguntó: “Las ruedas son importantes para que el triciclo ande. Pero, ¿qué más necesitas?” La respuesta vino clara a mi mente: “Un conductor. Yo soy la conductora de mi triciclo y estoy tan preocupada por las ruedas que me he olvidado de mi.” Fue toda una revelación.

¿Cómo puedes cuidar bien de tus hijos sino te cuidas tú primero? ¿Cómo puedes conseguir un ambiente agradable con tu pareja sino te sientes bien contigo mismo? ¿Cómo puedes disfrutar en tu trabajo sino tienes fuerzas para levantarte de la cama?

Recuerda que tú eres el conductor de tu vida. Es importante que el vehículo esté en buenas condiciones y es indispensable que el conductor esté en estado óptimo para hacerlo andar.

Texto: Raquel Reguero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s