Ser agradecido

dsc_03071

“Las buenas costumbres no hay que perderlas”, con esa dedicatoria me regaló mi pareja el último cuaderno. Y es que llevaba meses poniendo en práctica la sana costumbre de al levantarme escribir de forma automática tres páginas, tal y como recomendaba el libro “El camino del artista” de Julia Cameron.

Normalmente al escribir de forma automática las cosas que escribes son negativas, la idea es esa, que a primera hora de la mañana saques todo lo malo para quedarte con lo bueno, con lo que te llena de verdad. (El libro recomienda este ejercicio para aumentar la creatividad).

 Sin embargo cuando más disfrutaba era cuando de forma automática escribía tres paginas agradeciendo, agradeciendo a la vida que me ha dado tanto, como cantaba Mercedes Sosa.Si te parece difícil escribir tres páginas, haz la prueba, te sorprenderá gratamente todo lo que tienes que agradecer.

Te aseguro que después de realizar este sencillo ejercicio te sentirás llena de dicha. Y es que realmente tenemos mucho que agradecer.

Un abrazo,

Judith.

Anuncios

LIBROS Y MAS LIBROS

LIBROS ADOLESCENTES

 Ha llegado el verano, las vacaciones vendrán pronto (sino las tienes ya), los horarios se flexibilizan, las obligaciones se relajan… Es un momento estupendo para leer, aunque te recomiendo que no dejes de hacerlo durante el resto del año.

Ya hemos hablado de libros en otras entradas. Libros sobre crianza, libros de autoayuda y hasta algún libro infantil. Hoy me apetece dedicarme a los libros sobre adolescentes que me han gustado. Son los siguientes:

 –“Adolescentes. Qué maravilla. “de Eva Bach Cobacho. La autora, además de pedagoga y maestra, es madre de dos hijos. En el momento de escribir este libro, la adolescencia del mayor había superado su punto álgido lo que le da un punto de maestría a sus capítulos. Me he apuntado varias frases para utilizar con mis hijos adolescentes, cuando lo sean, en situaciones concretas.

 –“Inteligencia Natural. Adolescencia” de José Carlos Aranda. La adolescencia se asocia en muchas ocasiones a problemas y discusiones. En este libro nos hablan de OPORTUNIDAD. Un buen texto para tener una visión más amable de esta etapa tan importante en la vida de las personas.

 –“Tormenta Cerebral” de Daniel J. Siegel. Se trata de la continuación de “El cerebro del niño” que ya os recomendé aquí. En este caso se centra en el periodo que transcurre entre los doce y veinticuatro años. Echa por tierra varios mitos que estamos acostumbrados a escuchar. Me quedo con la idea de que un adolescente es como un edificio que se está rehabilitando, muchas veces la fontanería que antes funcionaba queda temporalmente fuera de servicio. La buena noticia es que la remodelación es un proceso cuyo objetivo es crear y mejorar el funcionamiento de todo.

Estas son mis recomendaciones. ¿Cuáles son las tuyas?

Texto: Raquel Reguero

Cómo despertar la curiosidad.

Soy de las que piensan que la curiosidad es una de esas capacidades innatas que vamos perdiendo por no usarla. Y creo que es una de las capacidades más importantes que tenemos que cuidar en lxs niños y en lxs mayores.

Hoy os vengo a hablar de un recurso que me está gustando mucho.

Hace poco una amiga me habló del libro “Atlas del Mundo. Un insólito viaje por las mil curiosidades y maravillas del mundo”. Mi hija mayor está haciendo en la ikastola un proyecto sobre los continentes , así que qué mejor momento para hacerme con él.

En él vienen muchos países del mundo y datos sobre ellos: la fauna y flora típica, la alimentación, la población, la superficie,etc.

Al tener muchas imágenes puedes también crear tus propias historias. O situar en los diferentes países los protagonistas de los cuentos preferidos de lxs niñxs.

Pero lo que más me gusta es que despierta la curiosidad de mayores y pequeños, haciendo que corras rápidamente a una enciclopedia o al buscador de google para descubrir más y más.

Sin lugar a dudas una muy buena recomendación.

Un abrazo.

Judith.

El poder de las palabras; “tengo que…”

 

Me estoy releyendo el libro de “Cartas para Claudia” de Jorge Bucay. Me lo leí hace años y lo tenía abandonado en una de las estanterías del salón.

Hoy vengo a hablaros de una de las trampas del lenguaje que utilizamos sin darnos cuenta.

La carta número 7  del libro nos habla de la trampa del “tengo que”. Bucay nos explica que “tengo que” implica obligación, imposición, deber. Deberíamos replantearnos las palabra de “tengo que” y sustituirlas por ” elijo que, decido, quiero”. Esto nos ayuda a sentirnos plenamente responsables de nuestros actos. En el “tengo que” la responsabilidad queda fuera de nosotros.

Te propongo que realices el ejercicio que propone el autor: haz una lista de tus “tengo que….” y luego reemplaza esas mismas frases por “elijo, decido y quiero….” Te darás cuenta de las connotaciones que tiene una y la otra, de lo que nos hacen sentir unas frases y otras. Nos ayuda a realizar las cosas y sentir que aunque no sean lo que más nos guste, lo elegimos y pueden ser agradables.

Realmente hay pocos “tengo que…” en la vida.

Y recuerda que

el lenguaje estructura el pensamiento

Un abrazo,

Judith.

LIBROS DE AUTOAYUDA

DSC_0006

Hace unas semanas te recomendé libros sobre crianza, puedes recordarlo aquí. Hoy quería recomendarte un par de autoayuda. Soy consciente de que éste es un género que o gusta mucho o no gusta nada, es difícil encontrar un término medio.
Creo que influye mucho el momento de tu vida en el que te encuentras para que un libro de autoayuda se te quede grabado en el recuerdo. Yo llevo dos casi tatuados en mi piel porque llegaron a mí en el mejor momento.

Si te encuentras inmerso en una relación sentimental complicada donde sientes que no recibes lo que te mereces y que tu príncipe azul ha desteñido, sin duda tu libro es “La Princesa que creía en los cuentos de hadas” de Marcia Grad. Está escrito en forma de cuento y tiene muchísimas frases para enmarcar y recordar.

Si estás un poco perdido en tu vida en general, sientes que no tienes mucho que aportar, estás bloqueado por tu inseguridad… el libro que te recomiendo es “Tus zonas erróneas” de Wayne W. Dyer. Como dice el autor “La gente que vive libre de zonas erróneas no corre tras la felicidad, simplemente vive y la felicidad, cuando llega, es su retribución”.

Seguro que tú también tienes tus libros favoritos ¿Te gustaría compartirlos en comentarios?

Texto y fotografía: Raquel Reguero

LIBROS SOBRE CRIANZA

libros crianza
Ahora que llega el verano y las vacaciones, quizás tengas más tiempo para leer, por eso quería recomendarte los tres libros sobre crianza que más me han aportado. He leído muchos y si solo me tuviera que quedar con tres, sin duda serían estos:

“El cerebro del niño” de Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson

Se trata de un libro que abarca la etapa desde el nacimiento hasta los 12 años. Con un lenguaje sencillo, explica el funcionamiento del cerebro y su desarrollo, de tal manera que los adultos podamos entender ciertas conductas de los niños.

También te ayuda a saber qué pedirles en cada edad según su momento evolutivo.
Tiene un enfoque práctico y ayuda a que aproveches las situaciones conflictivas como oportunidades para ayudar a tus hijos a progresar. Ayuda a desarrollar la inteligencia emocional de los niños y de los padres.

“Los momentos en que sólo intentas sobrevivir en realidad son oportunidades para ayudar a tu hijo a progresar” los autores.

“Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen” de Adele Faber y Elaine Mazlish

Un libro que a pesar de tener unos años es totalmente actual. Sus métodos siguen funcionando.

La estructura de los capítulos facilita la lectura y comprensión. Está lleno de ejemplos y ejercicios. Para ayudarte todavía más, al final de cada capítulo aparece un resumen con los puntos más importantes y unas sencillas viñetas comparan situaciones cotidianas donde puedes aplicar lo enseñado.

“Búsqueda constante del métodos que afirmen la dignidad y la humanidad tanto de los padres como de los hijos” las autoras.

– “Hermanos, no rivales” de Adele Faber y Elaine Mazlish.

Un libro estupendo si te sientes enloquecer con las continuas discusiones entre hermanos.

Es de las mismas autoras que el anterior, así que sigue el mismo formato de ejemplos, resúmenes, viñetas e historias reales que facilita la lectura y comprensión.

“Cuando se desencadena la guerra entre hermanos ya no tenemos que volver a sentirnos frustrados, enfadados o impotentes” las autoras.

¿Qué libros recomendarías tú?

Texto y fotografía: Raquel Reguero

CÓMO FOMENTAR LA RESPONSABILIDAD EN NUESTROS HIJOS

delegar
Una mañana, mientras estaba buscando hueco en la agenda personal (no en la del trabajo) después de un imprevisto, se me encendió una luz. Más que una luz fue un cartel con letras de neón que decía “TIENES UN EQUIPO”. Y es verdad, los cuatro miembros de mi familia que vivimos en casa formamos un gran equipo. Y lo mismo que es importante aprender a trabajar en equipo como decía aquí , no lo es menos saber delegar y dar responsabilidad a cada uno de los miembros. Así que hice una adaptación personal del libro“¡Delega! Un modelo para crear equipos de alto rendimiento” de Donna M. Genett dirigida a los equipos formados por grandes personas como son nuestros hijos (independientemente de su edad).

Si una única persona asume todo el peso de las tareas que hay que realizar en la vida familiar se sentirá agotada, frustrada, estresada e incluso enferma. Además, con este hábito individualista, no se conseguirá que el resto de los miembros de la familia/equipo se responsabilicen de ciertas acciones que deberían hacer. Si no dejamos que los niños vayan asumiendo responsabilidades según su capacidad será muy difícil que en el futuro sean adultos responsables.

¿Y cuál es la solución? La solución es DELEGAR. Pero no se puede delegar de cualquier manera, para conseguir una delegación EFICAZ hay que tener en cuenta las siguientes pautas:

1.-Prepararnos. Lo primero será pensar qué tarea asignamos a cada uno y cómo se lo vamos a explicar. Tendremos en cuenta las capacidades de cada uno y el tipo de lenguaje que pueden entender.

2.-Una vez reunidas las partes interesadas, le explicaremos claramente y con todo detalle cual es la tarea encomendada y cuál es el resultado que queremos. Le pediremos que lo repita para comprobar que lo ha entendido.

3.-Le diremos para cuando queremos que esté hecho. Hay que tener en cuenta que la noción del tiempo en los niños es muy diferente a la que tenemos los adultos así que tendremos que asegurarnos de que lo entienden. Cuando son pequeños deberían ser acciones para terminar ese mismo día. Nada de decirles que el cajón tiene que estar recogido para el viernes si es miércoles porque se despistarán por el camino y no lo harán. Si es una tarea larga será mejor dividirla en tareas más pequeñas.

4.-Dejarle claro si la tarea tiene que hacerla de una manera determinada (y explicarle detalladamente esa forma de hacerlo) o si puede hacerlo como a él le parezca siempre que consiga el resultado que le hemos indicado.

5.-Repasar las tareas con ellos a medida que las vayan haciendo (sobre todo las primeras veces) para comprobar que todo sigue el plan establecido. Así es más fácil corregir desviaciones si las hubiera que si esperamos al resultado final.

6.-Evaluar. Al finalizar las tareas hablar sobre cómo nos ha ido. Qué ha resultado más difícil, qué hemos aprendido para la próxima vez…

¿Cuáles son los beneficios que voy a obtener si delego eficazmente?

– Conseguiré más tiempo para mi
– Podré concentrarme en lo más importante
– Permito que mi familia/equipo desarrolle sus capacidades y su confianza
– Creo oportunidades para reconocer el trabajo de los otros y aumento su autoestima
– Consigo que todos se sientan integrados y valorados.

¿Qué te parece? ¿Delegas habitualmente?

No son las malas hierbas del campo las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino” Confucio.

Texto y fotografía: Raquel Reguero